lunes, 25 de abril de 2016

El museo de San Pedro de Colalao restituyó a la Comunidad de Quilmes los restos de sus antepasados

Acto importante en San Pedro de Colalao con la restitución de restos.
Por primera vez se abrió las puertas de un museo del NOA para sacar los restos óseos de aborígenes y devolverlos a las comunidades a las que pertenecían. Esto es posible gracias a la Ley Nacional 25.517, que pone a disposición de los pueblos originarios que los soliciten los restos mortales que hasta ahora se encontraban exhibidos como piezas de museo. Aunque la norma fue sancionada y promulgada en 2001, la norma recién ahora se pondrá en práctica en las provincias del Norte. La comunidad de Quilmes, ubicada al oeste de la provincia, en los Valles Calchaquíes, Fue la primera beneficiada con esa disposición.

El sábado pasado, la Comunidad India Quilmes, el Museo Arqueológico de San Pedro de Colalao “Doctor Manuel Ángel García Salemi” y la familia García Salemi firmarán un acuerdo de entrega de las piezas óseas. “Se trata de dos cabezas y un fémur de la comunidad india de Quilmes. Fueron entregados para darles sepultura. Las fotos de las piezas quedarán en el museo”, explicó la presidenta de la Asociación Amigos del Museo de San Pedro de Colalao y profesora de la cátedra de Antropología Social Cultural de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT, doctora en Letras María Eugenia Zurita. 
El Comisionado de San Pedro de Colalao firmó un convenio de trabajo en conjunto con los pueblos originarios.
Los huesos de dos antepasados serán enterrados en Quilmes, en agosto, en honor a la Pachamama, en el mismo lugar donde se encontró un algarrobo labrado (conocido como “palo escrito”) que daba cuenta de la posesión territorial entregada al cacique Diego Utivaitina.

0 comentarios:

Publicar un comentario